Profundas transformaciones al centro de reclusión, convertido en modelo en materia de tecnología y seguridad, que será replicado en otras unidades penales del país. El ministro de Justicia y Derechos Humanos, Hernán Larraín, junto al Director Nacional de Gendarmería de Chile, Christian Alveal, acompañado del jefe de unidad del Centro de Cumplimiento Penitenciario (CCP) Colina 2, coronel Víctor Provoste, anunciaron un conjunto de medidas que son parte del Plan Integral de Modernización y Tecnificación del recinto penal, para un trabajo más efectivo del personal, no solo en la custodia, sino una función dirigida a ser agentes de reinserción y evitar la reincidencia delictual. El Ministro de Justicia, se refirió a la preponderancia que desde el Gobierno se ha otorgado a la modernización institucional, objetivo impulsado junto a la actual dirección." Lo fundamental hoy, es que se da un paso significativo, desde la incorporación de la tecnología a la seguridad, a la vigilancia, y eso configura una manera distinta de hacer el trabajo de custodia en los recintos penitenciarios”, agregó la autoridad. A su vez, el director nacional de Gendarmería, puso énfasis en los efectos positivos que ello genera en el personal, permitiendo reducir la cantidad de turnos de vigilancia en garitas, y contar con más funcionarios en otras labores de importancia. “Al incorporar tecnología, también permitimos mejoras sustantivas en las condiciones laborales de nuestros funcionarios, y de esa manera, tener una capacidad de respuesta más adecuada, reforzando nuestra misión de contribuir también a la seguridad social, como agentes de reinserción”, explicó. En ese enfoque, el jefe del recinto abordó el cambio de paradigma que ello implica en la forma de trabajo de los gendarmes, “impulsando una seguridad activa, que implique trabajo directo con el recluso, en pos de la reinserción. Esto lo logramos modificando ciertas prácticas e incorporando nuevas tecnología, así hemos podido modernizar este centro penitenciario, permitiendo que funcionarios puedan cumplir otras funciones dedicadas especialmente al trato directo con la población penal”, aseguró. De esa manera, se incorpora tecnología de punta para las labores penitenciarias, como cámaras de vigilancia digital, inhibidor de drones, vehículos de reacción temprana y altos niveles de seguridad, entre otras herramientas, procurando simultáneamente mayor presencia de funcionarios en los módulos, para tener una reacción más inmediata ante el ingreso de elementos prohibidos, intentos de evasión, riñas o agresiones entre internos, como también del control interno que realiza el personal al interior de la unidad.