Esta Unidad Especial, se inició en Gendarmería de Chile, ante la necesidad de contar con personal penitenciario preparado, para enfrentar situaciones de conflictos al interior de los penales, tales como motines, toma de rehenes, intentos de fuga y efectuar en forma segura los diversos traslados de internos a los numerosos Tribunales del país.